jueves, 8 de mayo de 2014

Crónica: Presentación de Espérame en París

Llegué apenas unos minutos tarde (iba con tiempo pero me equivoqué de Corte inglés), pero tampoco me había perdido nada. Bien podría haber llegado aún más tarde, porque la introducción (al menos la parte que escuché) consistió en los curriculum vitae de la autora y la que la presentaba.
A continuación salieron una soprano y un pianista a interpretar un par de temas. Hubiera estado bien (ella cantaba bien, él tocaba bien) de no ser porque el micrófono se conectaba y desconectaba cada pocos segundos, lo que hacía un efecto bastante desagradable.
Siguió a eso una breve charla sobre la novela, en la que se dijo poca cosa, como que es un triángulo amoroso entre una mujer y dos hombres (otra, pensaréis, pero según la autora apenas ha leído libros con esa clase de triángulos y casi todo lo que ha leído son triángulos entre dos mujeres y un hombre ¿...?), que es chick lit, con protagonistas en la cuarentena, que el mundo de la moda está muy presente y nosequé de sirenas y tritones.
También se habló sobre el disco de Espérame en París, cuyas canciones no son las que se mencionan en el libro, sino música francesa del siglo pasado (¿...?) y de que la autora escribió una novela a los quince años pero que nunca verá la luz porque ella lo que quería era escribir "una novela de adultos" (francamente, el tonito me sonó bastante despectivo hacia la literatura juvenil, lo que me mosqueó bastante).
Después vino el turno de preguntas y sólo se preguntó por la elección del título. Yo bien podría haber preguntado alguna cosa pero, francamente, a esas alturas ya estaba deseando largarme. Aun así no acabó: quedaban dos canciones más... y no habían arreglado el problema del micro.
El cierre fue ya la gota que colmó el vaso: que venir era gratis, pero que compráramos un libro, o dos. Que saliéramos, lo compráramos y volviéramos para que nos los firmaran. Puede que fuera por hacer la bromita, no digo que no... pero no me hizo ni pizca de gracia, mi capacidad de aguante había llegado a su límite hacía un buen rato. Y por supuesto no compré el libro. No es que tuviera intención, de todos modos, pero aunque hubiera tenido dinero no me habría sentido ni levemente tentada. La única tentación que tuve la cumplí: cogí un marcapáginas (me lo había ganado aguantando hasta el final) y salí de allí como alma perseguida por el diablo.
Follow on Bloglovin

7 comentarios:

  1. Gracias a este tipo de presentaciones, se le pasan a unas las ganas de ir a más. Solo por eso, no creo que nos lo compremos.
    Gracias por ofrecernos la crónica, Déborah.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tal como reza la frase "sobre gustos no hay nada escrito". A mi me gustó y mucho. Y supongo que a mucha más gente. Cada uno lee lo que quiere y sobre todo, escribe lo que quiere.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo nada que objetar al libro. No lo he leído y por tanto nada tengo que decir sobre él. Yo sólo he hablado de la presentación, y no me sentí para nada a gusto.

      Eliminar
  3. jajajaja! Menuda presentación ! yo que tu empezaría a escribir una historia de todas tus aventuras en las presentaciones, que tal Diana?? demos un poco de vida normal y de paso conoce autoras jajaja!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Las presentaciones no suelen ser muy aventureras... a veces levemente surrealistas, pero no tienen mayor interés que el de hacer una breve crónica.
    Si quieres anécdotas realmente divertidas que me ocurren, te recomiendo que te pases por Crónicas del Críper ^^. http://cronicasdelcriper.wordpress.com

    ResponderEliminar
  5. Había olvidado que ya había leído el post. Pero bueno, cada uno tiene su opinión, a algunos les gustara la novela y a otros no, es lo que hay. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ya viste la reseña. La novela no está mal, aunque tiene muchos errores, se hace lenta y no tiene mucha sorpresa. Y la editorial se portó genial a la hora de reaccionar a mi disgusto por el trauma de presentación.
      Pero los coleguitas de la autora estropearon la impresión general con sus comentarios. Yo, sinceramente, si veo esa clase de comentarios (sean del autor o de la gente cercana a él, posiblemente enviados por el autor), no sólo no compro el libro, sino que meto al autor en mi lista negra mental. Allá ellos.
      Yo, desde luego, no voy a leer de esa autora nada más. Si alguien no es capaz de aceptar que su libro o el de sus colegas no es una obra cumbre de la literatura y tiene que recurrir a sarcasmos e infantiladas contra la gente que lo hace notar... no me interesa.

      Eliminar

¡Mi opinión no es única! Da la tuya: eso sí, con educación. Os recuerdo que si habéis reseñado los libros que comento podéis mandar el link para que lo enlace también. Esos links, los relacionados con la entrada, son los únicos que permito.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡No olvides dar tu feedback! (me ayuda a mejorar)