martes, 7 de enero de 2014

El autor-marca y los escritores (demasiado) profesionales

Todos los que me conocen saben que, por lo general, ni siquiera sé de qué autor es el libro que me estoy leyendo (salvo que conozca personal o virtualmente a dicho autor). Por eso, quizás, sorprende que mi elección de tema para este mes no se base en un conjunto de libros del mismo género/saga sino en una autora.
Pero hay algunos autores que brillan con luz propia y cuyo nombre desvirtúa incluso el título. Nora Roberts es una de ellos. Quiero decir que, cuando me preguntan qué estoy leyendo y estoy con un libro suyo, no digo el título, sino simplemente "Uno de Nora Roberts". O en su defecto, "X, de Nora Roberts". Y en cuanto dices el nombre, aunque no hayan leído ese título en concreto, sigue un asentimiento y un "Ahhh".
No es algo exclusivo de Nora Roberts. Hay un puñado de escritores cuyo nombre (que se ha convertido en una marca) provoca estas mismas reacciones a nivel nacional e internacional, y todos tienen algunas cosas en común: escriben libros como quien hace churros (una media que supera los tres al año), generalmente con una estructura similar, venden sólo con que su nombre aparezca en la portada y las editoriales se los rifan. Incluso aunque la novela que intentan colocar sea mala, acaba publicada (generalmente en editoriales de menos calidad) y no tiene malas ventas. 
http://escriboleeo.blogspot.com.es/2014/01/resumen-del-mes-del-time-travel-lo-que.html
Creo que Nora Roberts es quien mejor ejemplifica a esta clase de autores, los que yo creo que son verdaderamente profesionales, porque lejos de tener unos estándares de calidad, digamos, internos, escriben el libro y, les haya salido bien o no, lo colocan y pasan a otro. Y aunque muchos viven de sus obras, pocos son los que han sabido hacer semejante negocio de su nombre.
Esta señora tiene una lista de libros tan extensa que no caben todos en una sola página de su sitio web y tienes que darle a siguiente para seguir leyendo. Como estés buscando uno de los primeros que hizo, te puedes tirar un buen rato. Además, aunque tiene verdaderas joyitas (el libro reseñado ayer, Joyas del sol, sin ir más lejos), la mayor parte de sus libros sólo los puedo calificar, para mi gusto, como de calidad mediocre o incluso mala. De hecho, a partir del quinto que leí de ella me di cuenta de que ver su nombre unido al de la editorial Harlequín en un libro significa (la mayor parte de las veces) que es mejor no comprarse ese ejemplar, porque vas a perder el tiempo.
Pero ¿qué tiene de especial Nora Roberts? Sinceramente, no sabría decirlo. Quizás se trate simplemente de que tiene un estilo ágil, que no escribe nada mal y que tiene la habilidad de buscar las profesiones y formas de ser más variopintas para sus personajes. Que eso se traduzca en un argumento interesante (su mayor fallo: se las apaña para que casi siempre acabe siendo predecible, cosa que no me extraña, dado que escribiendo tres o cuatro libros al año tienes que acabar con la inspiración muerta) es otro tema, pero si una está un poco harta de la romántica contemporánea estándar, siente la necesidad de un cambio de aires y se encuentra con una novela protagonizada por una domadora de circo y escrita por una escritora reconocida internacionalmente, se la compra.
Lo que está claro es que es puro marketing y que, ante la saturación de un comprador frente a una inmensa estantería repleta de libros, la marca, que en este caso es el nombre de la autora, resulta un atajo más en la toma de decisiones. Hasta el punto en que uno se acostumbra y acaba, por inercia, fijando su mirada primero en sus libros. Si encima vas con prisa, la probabilidad de acabar cogiendo ese por comodidad es alta.
Así que este mes encontraréis libros buenos, libros mediocres y libros que no hay por dónde cogerlos, con todo tipo de argumentos y personajes, todos ellos escritos por una escritora profesional reconocida internacionalmente. Ya veréis que mis reacciones ante unos y otros son dispares, así que si os interesa la autora tendréis donde elegir.
Follow on Bloglovin

5 comentarios:

  1. Una entrada muy interesante, estaré pendiente de tus reseñas :)
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante y estoy de acuerdo contigo. Yo he leído muchos libros de Nora Roberts, algunos buenos, otro no tanto, pero su nombre ya vende, aunque sea una patata. En fin, estaré pendiente de tus reseñas.
    Besazos!!

    ResponderEliminar
  3. Este tipo de autores, que escriben solo por negocio y no por placer o gusto, no me gustan nada. Suelo alejarme de lo que denominas "autores-marca". Además, cuando leo a un autor y veo que sus obras siguen un mismo patrón, directamente lo dejo. Me aburren.

    ResponderEliminar
  4. La verdad te confieso que nunca leí nada de Nora, estuve a punto de compradme alguno de sus libros varias veces pero veo tantos títulos que no se por cual decidirme. Tal vez algún día me decida y vea que tal están sus historias.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si vas a comprar algo de ella, lee antes reseñas y demás... te ahorrarás mucho fiasco.

      Eliminar

¡Mi opinión no es única! Da la tuya: eso sí, con educación. Os recuerdo que si habéis reseñado los libros que comento podéis mandar el link para que lo enlace también. Esos links, los relacionados con la entrada, son los únicos que permito.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡No olvides dar tu feedback! (me ayuda a mejorar)