martes, 25 de junio de 2013

Crónica: Blogger lit con

Llegué prontísimo, cargada con mi riñonera (para evitar robos), mi mochila con mi publicidad adosada (llevar pancartas es más eficaz, pero un engorro) mi camiseta de Sin spoilers, por favor (que triunfó) y mi inseparable maleta, porque llevaba cuatro ejemplares para intercambiar, algunos de mis libros (por si acaso, y menos mal que los llevé) y, para que me firmaran, El corazón de Hannah, Oblivion, El ejército negro 1, La horda del diablo 1, Memorias de Idhun 1 (sin ninguna esperanza) y La puerta oscura, además de Play, el libro que me estaba leyendo entonces y que también quería que me firmara Javier Ruescas en algún momento del día. 
Casi nada más llegar Xulieta de Nevera de libros me regaló Príncipe del mal, señal inequívoca de que el día iba a ser tan genial como las Blogger lit con 2011 y 2012. Saludé a todos los conocidos con los que me crucé, charlé con unos y con otros, compré la chapita de este año y, tras la presentación, la entrega de horarios y la tradicional foto de grupo fuimos hacia la feria (Tinkerbell tuvo el detalle de acompañarme en mi apresuradísima caza de firmas). 
 El horario que nos dieron estaba mal, de modo que (tras confirmar que lo de Laura Gallego era una quimera) nos encontramos con que, firma tras firma, resultaba que eran a las 12 y no a las 11 como esperábamos (y ponía en el horario). Pasamos por Kirikú y la bruja (llevaba una buena lista de libros que quería comprar, pero lamentablemente no tenían ninguno y algunos corrían prisa porque venían los autores ese mismo día) y corrimos al primer evento.
Llegamos tarde (por supuesto) al encuentro con los autores de la editorial Kelonia. Unos 10 minutos antes de que acabara, y luego fuimos a la caseta de Maeva young para coger el regalo (el horario decía que a las 12, pero era a las 11, así que evidentemente los 100 ejemplares de El círculo y las monerías que regalaron no las conseguimos) y volvimos a intentar algunas firmas.
También llegamos tarde a lo de Croquetas y wasaps (no porque ya hubiera empezado, sino porque ya se habían acabado las croquetas) pero a tiempo para tomarnos algo y meter nuestro wasap a la cesta. No hubo suerte en esto tampoco. El caso es que salimos otra vez disparadas (tiene narices) a la caza de autores y al final (no sé cómo) se saldó la mañana con todas las firmas previstas: Esther Sanz (compré por fin el último libro de la saga El bosque, y fue el que me firmó), Rocío Carmona, Francesc Miralles, Santiago García Clairac (¡me hizo un retrato!) y Antonio Martín Morales. También compré Íntimos enemigos (qué majas son las de versátil) con la convicción de que Olga estaba en la quedada (no estaba... ya me lo firmará, de todas formas iba a comprarlo) y Como desees, de Anabel Botella, que me salió más barato por una maravillosa casualidad ^^. Los autores alucinaban con mi maleta llena de libros.
Llegó la hora de la comida y la de los juegos. Mi grupo eran Los bloggers perdidos (no ganamos) y los juegos fueron geniales, pero se alargaron más de lo debido y cuando quisimos darnos cuenta la mesa redonda de fantasía estaba frente a nosotros (no se oía nada) y el encuentro con Anabel Botella estaba avanzadísimo. Así que salimos corriendo y nos perdimos, recorriendo la feria de arriba a abajo hasta encontrarles diez minutos antes de tener que salir disparados de vuelta a la quedada. Cosas que se hablaron: el asesino del rosario del libro, que es del rosario porque es un hombre muy devoto y muy de pueblo, que se sospecha del protagonista, que Anabel tiene muchas influencias de autores españoles, con los que se lleva muy bien...
No sé para qué corrimos, porque ni mi grupo ni el de Tinkerbell ganó. Pero bueno, allí estaba David Lozano y aproveché para que me firmara. Tras una nueva carrera a Plataforma neo para coger nuestro regalito y comprobar que la cola de Play era kilométrica fuimos a que nos firmara Anabel Botella. Luego nos quedamos en el césped tras esa caseta junto a otras personas, entre las cuales descubrí a algunos compañeros de la antología 150 rosas (firmábamos al viernes siguiente) y a otro autor de Historias del dragón (ese sí me lo había llevado para que me firmaran ^^). Aproveché para comprar La profecía, nos ausentamos un momento (sin maleta) y volví con La torre de la golondrina (que no he encontrado de segunda mano, lo que me cabrea porque los otros sí... me compré los otros 6 juntos por 13 € y este sólo me costó, con descuento, 18 y pico).
Finalmente, esperamos tranquilas en el césped (previamente me las había arreglado para hacer un tetris con mi maleta y conseguí meterlo todo en ella salvo uno, que fue a parar a mi mochila de publicidad, cuya publicidad estaba rota y hecha un Cristo) y, tras despedirnos de Anabel volvimos al cierre de la quedada, donde Tinkerbell me consiguió Donde los árboles cantan (super inesperado) y cogí unos cuantos marcapáginas más. Además, pillé a Javier Ruescas antes de que se fuera y conseguí que me firmara Play, por lo que me fui a casa con todos los libros firmados (salvo, obviamente, La resistencia). Despedidas y unos memorables "¡Corre plátano!" después, nos fuimos a casa agotadas pero felices :O)
Otras crónicas: las recopilarán en el blog oficial

2 comentarios:

  1. jajajaja!!! Pero a sido toda una maratonica jornada de carrera a un lado y al otro jajaja!! Pero bueno, al menos conseguiste lo que querías. Y quiero ver la famosa maleta con los libros jajaja!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Esa maleta y yo hemos compartido muchos momentos literarios... Así está (con cinta aislante por todas partes ^^

    ResponderEliminar

¡Mi opinión no es única! Da la tuya: eso sí, con educación. Os recuerdo que si habéis reseñado los libros que comento podéis mandar el link para que lo enlace también. Esos links, los relacionados con la entrada, son los únicos que permito.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡No olvides dar tu feedback! (me ayuda a mejorar)